Sufragio femenino

12 Diciembre, 2011

 El movimiento internacional por el sufragio femenino, llevado a cabo por las llamadas sufragistas, fue un  movimiento reformista social, económico y político que promovía la extensión del sufragio (el derecho a votar) a  las mujeres, abogando por el “sufragio igual” (abolición de la diferencia de capacidad de votación por género) en  lugar del “sufragio universal” (abolición de la discriminación debida principalmente a la raza), ya que este último  era considerado demasiado revolucionario.

El sufragio femenino ha sido aprobado (y revocado) varias veces en distintos países del mundo. En algunos  países como EE.UU. o Sudáfrica el sufragio femenino se ha autorizado antes que el sufragio universal; de esta  forma, una vez concedido éste a los hombres y mujeres europeos, aún se les seguía negando el derecho a votar a  hombres y mujeres de otras razas. No obstante, en la mayoría de países el sufragio femenino ha sido el que ha llevado al universal. En 1776, en Nueva Jersey se autorizó accidentalmente el primer sufragio femenino (se utilizó la palabra “personas” en vez de “hombres”), pero se abolió en 1807. En 1838 se aprobó el sufragio femenino (con las mismas características propias que el masculino) en las islas Pitcairn. En la segunda mitad del siglo XIX, varios países y estados reconocieron un tipo de sufragio femenino restringido, empezando por Australia del Sur en 1861. En 1869 el Territorio de Wyoming se convirtió en el primer estado de EE.UU. donde se instauró el “sufragio igual” (sin diferencias de género) aunque no el sufragio universal (no podían votar hombres ni mujeres de piel oscura).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post
»