Manifiesto Feminista Respeto e Igualdad:

Mientras no exista la igualdad real y total entre los sexos es necesaria la lucha pacífica y activa del Feminismo o Feminismos para conseguirla.

Sorprende que en el siglo XXI las mujeres aún no tengamos los mismos derechos y oportunidades que los hombres y que se nos menosprecie única y exclusivamente por el hecho de ser mujer.

Las únicas diferencias que hay entre mujeres y hombres son evidentemente biológicas, así que términos como “feminidad” o “masculinidad”, es decir, esperar que las personas estructuren sus vidas y se comporten “femenina” o “masculinamente” es una falacia y una estratagema que se inventan las sociedades para perpetuar su estructura y su funcionamiento y casi todas las sociedades (en Occidente todas) son patriarcales.

Es necesario el fin del patriarcado, esto es: el fin de la distribución desigual del poder, de la responsabilidad, de las funciones sociales y de todos los aspectos de la vida cotidiana. Queremos una sociedad donde mujeres y hombres cooperen y se repartan el poder y las responsabilidades para alcanzar el bien común.

Queremos una sociedad que no se estructure en base al invento de los “roles de género”, sino en base a las personas como tales que se complementan y relacionan sin dominar unas sobre otras y son todas iguales ante la ley y tienen los mismos derechos y oportunidades.

Queremos una sociedad que no discrimine por razón de sexo u orientación sexual.

Queremos una sociedad donde mujeres y hombres tengan las mismas oportunidades y derechos laborales y los mismos salarios.

Es necesaria una sociedad donde niñas y niños por igual tengan acceso a una educación libre, de calidad e igualitaria.

Es necesaria una sociedad donde mujeres y hombres tengan el mismo acceso a la cultura y al conocimiento.

Queremos una sociedad efectiva contra la violencia de género, que se erradique la creencia de que “lo normal” es la subordinación de la mujer al varón y que se apliquen las medidas oportunas para que ninguna mujer esté desprotegida frente a su agresor, sea cual sea la relación de éste con la víctima.

Queremos una sociedad que ampare a la mujer frente a cualquier tipo de menoscabo, discriminación o falta de respeto y que garantice todos sus derechos y oportunidades en cualquier momento de su vida.

La mujer es la única dueña de su cuerpo, así que también es la única que puede decidir sobre los cambios que se puedan producir en él y que puedan afectar a su propia vida. Abogamos por una sociedad donde el aborto libre, seguro y gratuito sea un derecho garantizado a cualquier mujer. Cualquier mujer, como persona autónoma que es, tiene el derecho a decidir cuándo ser madre o no serlo. Es la única que puede controlar su cuerpo y su sexualidad.

Abogamos por la liberación de la mujer, por la defensa y el fomento de sus derechos en todos los ámbitos de la sociedad. La liberación de la mujer es el único medio capaz de crear una sociedad constructiva y eficiente que garantiza el bien común.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *